Maneja tu crédito

El crédito es una operación financiera a través de la cual obtienes una cantidad de dinero sin realizar un pago inmediato, aprender a manejarlo será la clave del éxito o fracaso de tu salud financiera. Sigue estas recomendaciones para mantener o mejorar tu situación financiera.

Cómo manejar efectivamente tus préstamos

Tipos de préstamos

Tipos de préstamos

De acuerdo al destino o el tipo de operación que generen, hay diferentes tipos de préstamos:

  • Hipotecario. Son los préstamos utilizados para la adquisición o remodelación de una vivienda o inmueble. Los periodos de pago son a largo plazo y los intereses son más bajos que los demás tipo de préstamos. Exige una serie de requisitos relacionados con el inmueble, que varían de acuerdo a cada institución bancaria. La garantía de este tipo de préstamo es el inmueble, posibilitando en caso de incumplimiento la ejecución hipotecaria, es decir el inmueble pasará a ser propiedad del banco en caso de impago.
  • Automóvil. Disponibles para la adquisición de automóviles, motocicletas y otro tipo de vehículos. Por lo regular, un préstamo de automóvil financia una parte del precio de compra, mientras que el cliente hace el pago inicial; todo dependerá de la institución bancaria y el historial crediticio del cliente. El período de pago de este tipo de préstamos es hasta de 6 años. La garantía en los préstamos de automóvil lo constituye el mismo vehículo, el cual pasará a ser propiedad del banco en caso de incumplimiento por parte del cliente. Un factor muy importante en los préstamos de vehículos es la tasa de interés, ya que determinará el costo real del préstamo.
  • Personales. Se diferencian de los hipotecarios en la garantía por el impago. Quien opta por un préstamo personal pone como garantía todos sus bienes presentes y futuros. Las tasas de interés suelen ser más altas y el plazo de amortización es más corto, al igual que los plazos de pago, y el importe es mucho menor que el de un préstamo hipotecario.