Consejos | 4 septiembre, 2017

Pensar en inversiones a largo plazo

Pensar en inversiones a largo plazo

Imagina que llegó el momento de jubilarte, tienes pocos recursos e incertidumbre sobre cómo mantenerte. Sí, da algo de temor, pero más que preocuparte, deseamos que hagas algo más provechoso: pensar en inversiones a largo plazo.

No queremos decir que acumular dinero te garantizará la felicidad. El escritor inglés Charles Dickens nos demostró, a través del avaro personaje Scrooge de Canción de Navidad, que se puede tener mucho dinero pero poca paz interna.

Pero lo cierto es que para 2050 se espera que el 80% de las personas mayores vivirá en países de ingresos bajos y medianos, según la Organización Mundial de la Salud.

INVERSIONES PARA ENVEJECER MEJOR

El organismo internacional advierte que, cada vez con más frecuencia, los ancianos están más propensos a experimentar un descenso de su nivel socioeconómico al jubilarse. Esto puede traer consecuencias emocionales como:

  • Aislamiento
  • Pérdida de independencia
  • Sensación de soledad y angustia

Para reducir esta vulnerabilidad es importante planificar el futuro económico, para ello están las inversiones de largo aliento.

Alternativas de inversiones a largo plazo

RENTAS A LARGO PLAZO

Tu propósito debe ser que todas tus inversiones de hoy trabajen durante tu retiro, pero también te ayuden a alcanzar una metas previas a esa etapa, como la adquisición de una casa propia, el pago de la universidad de los hijos, la creación de un negocio o la expansión del actual.

Solo con el ahorro sostenido aprovecharás la rentabilidad de la inversión, disfrutarás de los beneficios de productos bancarios (como los certificados de depósito y su rentabilidad, por ejemplo) o aquellos del mercado de valores nacional,  fondos de inversión o bonos de deuda.

El objetivo es constituir un portafolio de inversión, que no es más que la reunión de todas tus inversiones: cuentas de ahorro, títulos valores, propiedades inmuebles y participaciones accionarias.

En la medida en que sumes a ese portafolio, se generarán más intereses, que hoy pueden ser pequeños, pero reinvirtiendo y reinvirtiendo se convierten en lo suficientemente grandes como para vivir de la rentabilidad periódica que genera cada uno de tus activos financieros.